Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, Noviembre-Diciembre 2006
1
ALTERNATIVA Latinoamericana
AÑO/YEAR 9 Nº78
NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2006
Alberta - CANADA
ENGLISH SECTION pages 16 - 20
La victoria de Correa en Ecuador
La masacre de Montreal
Diaz Eterovic
La victoria de Rafael Correa el candidato de
la Alianza País, en la segunda vuelta de las
elecciones presidenciales ecuatorianas del 26
de Noviembre, consolida la existencia del eje
progresista latinoamericano. Ello no obsta sin
embargo que el nuevo presidente tendrá una
ardua tarea porque no cuenta con las mayorías
necesarias en el parlamento. Veamos los
antecedentes.
La victoria por una amplia mayoría de más
de 20% por parte del candidato presidencial de
Alianza País, Rafael Correa, constituye una
victoria importante de las fuerzas progresistas
en América latina. No sólo derrocó al candidato
de las fuerzas derechistas y rey de la banana y
candidato de Washington Alvaro Noboa, sino
que además lo hizo con un claro discurso anti-
neoliberal y nacionalista de izquierda.
Es necesario recordar que Noboa había
ganado por cuatro puntos en el primer turno,
gracias al derroche de dinero, el apoyode toda la
derecha y de la embajada de estados Unidos.
La elección de Rafael Correa responde a
que obtuvo el voto de apoyo de la Confederación
Nacional de pueblos indígenas del Ecuador, la
CONAIE y otros sectores populares que han
depuesto a sucesivos gobiernos neoliberales en
los últimos diez años.
El programa de gobierno de Rafael Correa,
se caracteriza por una posición antineoliberal,
de combate a la corrupción y de posicionar a
Ecuador de lleno en el eje progresista
latinoamericano. En el terreno interno plantea la
convocatoria a una Asamblea constituyente, el
uso de mayores fondos para el gasto social
combatiendo la pobreza en Ecuador. Tambièn
plantea la lucha contra la corrupción y el rescate
de las riquezas naturales de Ecuador
principalmente del petróleo. El objetivo de la
Asamblea Constituyente serà el de reformar el
estatuto electoral oligárquico vigente.
En política internacional, plantea el no al
tratado de libre comercio con estados Unidos, la
entrada de Ecuador al MERCOSUR, el no
involucrarse
en el
conflicto
interno
colombiano,
exigiendo el
cierre de la
base militar
de los EEUU
en Manta
usada para
el Plan
Colombia.
También
plantea usar
más fondos
para el
gasto social,
invertir las
ganancias petroleras planteando el reingreso de
Ecuador a la Organización de Paises
Petroleros, OPEP donde hará frente común con
Venezuela y con Irán. Ya confirmó en una
entrevista que hará que el petróleo sea refinado
en Caracas con lo que Ecuador obtendrá
mayores dineros que pueden ser usados en
gasto social. Ecuador posee grandes reservas
de petróleo y de minerales estratégicos.
Está claro que en el terreno interno, pese a
la alta votación alcanzada por Rafael Correa,
que la tarea no será fácil. Correa corresponde a
la nueva oleada de presidentes populistas
surgidos del desplome del sistema de partidos
políticos en América latina. Correa no cuenta
con ningún diputado en el parlamento con lo que
puede revivir el conflicto entre el parlamento y el
poder ejecutivo que ha caracterizado las últimas
presidencias en Ecuador y que han sido
dirimidas por las manifestaciones en las calles.
El estilo de la presidencia dependerá de su
capacidad de movilizar las masas populares
para presionar en el conflicto con el parlamento
logrando imponer la Asamblea Constituyente.
Es en política internacional que el impacto
del nuevo gobierno de Rafael Correa será el
más evidente. La victoria de Correa, rompe el
eje establecido en la Comunidad Andina de
Naciones por Colombia y Perú. Est-a claro que
su victoria reforzará el MERCOSUR actual
Correo planteó que pedirá ingresar. También
fortalecerá la iniciativa Bolivariana de los
pueblos planteada por el presidente Chavez de
Venezuela. Esta vez si está claro a diferencia
de Lucio Gutierrez que Rafael Correa se
inscribe en la tendencia progresista en América
latina.
Todavía es demasiado pronto para analizar
las perspectivas del nuevo gobierno ecuatoriano
que debe asumir el 15 de Enero próximo. Lo
cierto es que en América del Sur se vive un
nuevo ciclo de gobiernos progresistas que no
puede más que radicalizarse en la medida en
que las condiciones objetivas que existen en la
región exigen cambios estructurales
importantes para terminar con las
desigualdades sociales
Las elecciones en Venezuela y en
Nicaragua parecen indicar que es una tendencia
de fondo. En ese marco, la presidencia de
Rafael Correa está confrontada a desafíos
importantes en el terreno interno porque debe
gobernar sin partidos en un estilo populista y por
otro lado porque no se vislumbra la constitución
o desarrollo de partidos a partir de los
movimientos sociales. Se trata allí de un
problema generalizado en el continente del
socialismo del siglo XXI en que no aparece
respaldado por partidos políticos socialistas
fuertes sino que más bien dependientes de
presidentes populistas.
Luego del desplome de la política de la
Casa Blanca en Iraq, y en general en el medio
oriente, expresada en la derrota de los
republicanos en las últimas elecciones, está
claro que se produce un recentramiento de la
política de Washington en la que su tradicional
patio trasero servirá de refugio. Las voces que
se elevan en Washington son un llamado de
atención para el eje progresista latinoamericano.
Por Marcelo Solervicens
Otro día
de esperanza
para América
Latina y los
oprimidos del
mundo con la
victoria de Hugo
Chávez el 3 de
diciembre.
Chávez fue
relegido
presidente con
más del 62,5%
de los votos,
frente a Manuel Rosales y con una participación del
75% de los venezolanos aptos para votar.
Hugo Chávez, lider carismático y auténtico,
levantó el Proyecto Bolivariano en los años 90 y
mientras la izquierda latinoamericana, con valientes
excepciones, estaba todavía paralizada por el colapso
del llamado socialismo real de Europa del este.
Recuerdo que muchos dirigentes de esa izquierda del
pasado vieron a Chávez con molestia; ellos estában
dispuestos ya juegos políticos al lado de las
ologarquía nacionales y del imperialísmo, habian
muchos de ellos abiertamente abandonado las
banderas del cambio. Pero Chávez supo intuir que
latinoamérica, con su historia de lucha por la
liberación habría de volver a encontrar una dinámica
de transformación social en el socialismo, y por qué
no en la vuelta al ideario bolivariano.
El proyecto de Chávez se ha ido profundizando,
integrando a la América Latina y a otros países del
Tercer Mundo. Su respuesta solidaria con la
humanidad toda, su internacionalismo, tiene paralelo
sólo en la Cuba Revolucionaria que construyera el
equipo que ha inspirado Fidel.
Chávez ha expresado con honestidad y valentía ese
proyecto internacionalista y liberador y ha superado
las muchas dificultades naturales tanto como las
trampas que le han tendido los ricos de su pais y el
imperialismo. Sin miedo se ha puesto una camisa roja
junto a sus seguidores, para mostrarse ante el mundo
y demostrar que no hay que avergonzarse en luchar,
en ser parte del movimiento de liberación y de la
revolución. Al contrario, son los mequetrefes
"progresistas" quienes deben de avergonzarse del
papel que cumplen frente a los poderosos.
El gobierno Bolivariano de Venezuela está
estructurado y apoyado por más de 24 organizaciones
políticas, incluídas muchas organizaciones de bases
y laborales. Aunque con dificultades de coordinación y
funcionamiento caminan. La efervescencia de los
pueblos latinoamericanos se ha ido reflejando en la
elección de gobiernos de cambios con los que Chávez
y su gobierno han sabido relacionarse. Lula (Brasil),
Kirchner (Argentina), Morales (Bolivia) mantienen con
Venezuela una buena relación que ha contribuído ha
detener el anticubanismo de gobiernos anteriores.
Aún cuando muchos de los aliados de Venezuela no
han tocado realmente el modelo económico y social
neoliberal, al menos en política latinoamericana
actúan juntos. La elección de Vásquez (Uruguay) ha
decepcionado al no haber aprovechado la coyuntura
latinoamericanista bolivariana, sino más bien se aleja
de ella y se une a los amigos del imperio
norteamericano, Chile, Perú, Colombia y Paraguay
quienes con gobiernos de derecha o de
seudoizquierda enfrentan al proyecto bolivariano de
integración y cambios. La esperanza de que a Bolivia
y Cuba, más cercanos a Venezuela, se les una el
gobierno de Correa (Ecuador) está ahora latente.
Chávez y la revolución bolivariana, enfrentarán
sin duda otros desafíos -concretar una agenda
socialista, profundizar la lucha contra la corrupción,
seguir preparando al pueblo venezolano en la defensa
de sus logros. La integración no sólo de
Latinoamérica sino del Tercer Mundo es un proyecto
grande y válido y Chávez aparece como la figura con
capacidad para dar esta lucha.
(Alternativa Latinoamericana)
La victoriosa segunda vuelta del "loco" Chávez
"Tu victoria fue contundente, aplastante y sin paralelo en la historia de nuestra América" Fidel
Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente