Alternativa Latinoamericana
      
1
AÑO/YEAR 10 Nº80
JULIO-JULY 2007
Alberta - CANADA
ENGLISH SECTION pages 16 - 20
Venezuela: Patria, socialismo o muerte,
venceremos.
Cindy Seehan
Mother Jones
Les voy a decir algo desde lo más profundo
de mi alma, ese grito, ese grito que parece una
canción, ese grito que sale de las gargantas del
pueblo, esa canción que sale del alma popular y
que yo tengo ya varios años oyendo, desde
1992, desde aquellos días tormentosos cuando
comenzaba este parto de la patria nueva, uno
comenzó a oír desde lejos el grito, el canto:
"Chávez, amigo el pueblo está contigo." Este
humilde Chávez, este humilde soldado, pues
estará siempre y para siempre contigo pueblo,
pueblo amoroso, pueblo digno, pueblo grande,
pueblo heroico, te amo pueblo venezolano, te
amo más que a mi vida.
Estamos escribiendo páginas de la nueva
historia, en tan poco tiempo ha ocurrido tanto, y
en tan poco tiempo además como estaba ya
escrito, se acabó la concesión que desde hace
53 años la élite oligárquica venezolana manejaba
para su uso y abuso y hoy tenemos ese canal
liberado, ahora es del pueblo venezolano, de la
sociedad venezolana.
Ese proceso unitario del partido, de todo el
pueblo, de los movimientos culturales, de la Fuerza
Armada bolivariana...Recordémos a Simón Bolivar que
nos sigue hablando desde su angustia, desde su
esperanza, desde su fuego libertario: "si no fundímos
el alma nacional en un todo, la sociedad terminaría
siendo un combate cuerpo a cuerpo por la
sobrevivencia y un nuevo colonialismo legaríamos a la
posteridad."
La unidad debe extenderse a todos los ámbitos
de la realidad, de la estructura, de la superestructura,
diría Antonio Gramsci y quiero recurrir al pensamiento
de Gramsci para, utilizando las ideas, utilizando las
luces del pensamiento, entendamos cada día mejor lo
que está pasando aquí hoy en Venezuela. Voy a
valerme del pensamiento de Gramsci para hacer una
reflexión sobre el momento que estamos viviendo. Yo
quiero manifestarles a los jóvenes estudiantes de las
universidades privadas que nos acompañan hoy aquí,
y a los jóvenes estudiantes de las universidades
públicas, un abrazo comprometido con ustedes. Están
ustedes dando una respuesta sabia y contundente a la
manipulación de la oligarquía, a la pretensión de la
burguesía venezolana y del imperio norteamericano de
hacerle creer al mundo que los estudiantes
universitarios de Venezuela están contra el Gobierno
Revolucionario, contra la decisión soberana del
gobierno de terminar una concesión de televisiòn.
Yo quiero también hacerle un llamado a los
jóvenes venezolanos, algunos muy jóvenes que han
estado en las calles en estos últimos días protestando
y en algunos casos desarrollando actos de violencia
contra instalaciones, contra el público, agrediendo a
los cuerpos policiales y militares que han salido
incluso sin armas para cuidar la seguridad de todos.
El colmo de los colmos, para un joven, para un
muchacho, es salir a defender los intereses del
imperialismo que ha atropellado a su patria durante
mucho tiempo... Porque la historia del movimiento
estudiantil venezolano está ligada a las más profundas
luchas revolucionarias del pueblo venezolano, no deja
de ser triste que algunos jóvenes universitarios y otros
de otros círculos políticos vayan a las calles, a
defender ¿que? Del lado de quién se van a poner los
estudiantes venezolanos en esta hora histórica que
estamos viviendo, del lado del pueblo o del lado de la
oligarquía, del lado de la patria o subordinados al
imperio norteamericano, escojan pues, de mi parte yo
sé que la inmensa mayoría están hoy concientes y al
lado del pueblo venezolano.
Debería darle verguenza a cualquier
venezolano...Pero hasta ahí llega el extremo de la
alienación, la capacidad de manipulaciòn mediática
del imperio norteamericano y sus lacayos aquí en
Venezuela, la oligarquía y la burguesía, la clase que
dominó Venezuela desde hace 200 años, la misma
que traicionó a Bolívar, que mató a Sucre, que asesinó
a Zamora, que derrocó a Cipriano Castro, que mató a
Delgado Chalbaud, esa oligarquía que ha utilizado a
Venezuela a su antojo y que hoy suelta todo su
veneno... Oligarquía venezolana no nos importa tu
veneno porque tenemos mucho amor para darle al
pueblo y a su patria: "el cielo encapotado anuncia
tempestad, oligarcas temblad, viva la libertad".
Antonio Gramsci es el autor de aquella tésis
que, venimos repitiendo, una verdadera crisis histórica
ocurre cuando hay algo que está muriendo pero no
termina de morir y al mismo tiempo hay algo que está
naciendo pero tampoco termina de nacer. En ese
tiempo y en ese espacio, donde esto ocurre ahí se
presenta una auténtica crisis orgánica, histórica, total.
Aqui en Venezuela estamos desde hace varios
años en una verdadera crisis orgánica, una crisis
gramsciana, una crisis histórica. Lo que está muriendo
se niega a morir y lo que está naciendo tampoco ha
terminado de nacer.
Gramsci desarrolló la tesis del bloque histórico,
la hegemonía de una clase que logra conformar un
bloque histórico en el cual se pueden diferenciar bien
las estructuras y las superestructuras. Y dice que la
superestructura tiene dos niveles uno la sociedad
política y el otro la sociedad civil, la política podemos
resumirla como las instituciones del Estado, del
gobierno, y la sociedad civil es un complejo conjunto
de organismos e instituciones privadas, a través de los
cuales la clase dominante hegemónica puede difundir,
extender y colocar en todos los planos de la vida su
ideología, la ideología de la clase dominante, esta es
la realidad de la sociedad venezolana de hoy.
Una de las grandes contradicciones que
tenemos en Venezuela está justamente allí, entre la
sociedad política, el Estado que ha venido
experimentando un proceso de transformación y de
liberación, y una sociedad civil de instituciones
comunmente privadas que ya no controlan el Estado.
La clase dominante en Venezuela había logrado
subordinar el Estado a la sociedad civil, la sociedad
política fue subordinada a la sociedad civil, entendida
según Gramsci claro está.
Cuando Hugo Chávez llega por voluntad de la
mayoría de los venezolanos al gobierno de Venezuela,
la sociedad civil dominante trata de adueñarse de
Chávez, pero Chávez salió montuno, Chávez nunca se
ha subordinado, ni se subordinará a esa vieja sociedad
civil del Pacto de Punto Fijo.
La sociedad tiene un número de instituciones,
una de ella es la Iglesia, los medios de comunicación
es otra de esas poderosas instituciones de la
sociedad civil hegemónica y el sistema escolar. Esos
son los tres grandes cuerpos orgánicos que Gramsci
señala como instituciones fundamentales de la
sociedad civil usadas por ésta para difundir, a los
extractos y capas sociales y populares, su ideología
dominante. La visión gramsciana de la ideología es
muy amplia, para Gramsci la forma más elaborada de
la ideología es la filosofía, el segundo nivel son las
ideas propiamente dichas, por ejemplo el
neoliberalismo, un tercer nivel es lo que Gramsci llama
el sentido común -uno oye mucho eso y el sentido
común procede de la filosofía y de la ideología, a
través de telenovelas, películas, canciones,
propaganda. El cuarto nivel es el que Gramsci
llama folklore, su nivel más básico, por ejemlo
decir "que se vaya Chávez" o "esto es una
dictadura", para aquellos que no saben sino
expresarse en frases folklóricas.
Nosotros hemos venido liberando al
Estado, que estuvo controlado por la sociedad
civil burguesa a su antojo, que manejaba el
gobierno, el poder legislativo, el poder judicial,
las empresas del Estado, la banca pública, el
presupuesto nacional, todo eso ellos lo han
venido perdiendo, sino totalmente al menos
esencialmente. Y ellos están ahora replegados
en los núcleos duros de la sociedad civil
burguesa, utilizando a veces de manera
desesperada los reductos que le quedan de
esas institicuones señaladas por Gramsci, la
Iglesia, los medios de comunicación y el
sistema educativo. De allí la importancia de
entender el tablero de batalla.
Si la oligarquía venezolana continúa
desesperada...Porque la oligarquía venezolana podría
convivir con la Revolución, porque nosotros no
tenemos ningún plan para arrasar con ella y lo hemos
demostrado suficientemente. Pero si la oligarquía
venezolana no entiende eso y continúa arremetiendo,
usando sus reductos, va a continuar perdiéndolos.
Este mensaje para la burguesìa venezolana: Nosotros
a ustedes los respetamos como venezolanos,
respeten ustedes a Venezuela, a su patria, a nuestra
Constitución, a nuestras leyes, si no lo hicieren los
haremos obedecer las leyes venezolanas.
Mientras tanto nosotros somos los responsables
de seguir echando pico y pala, pegando bloques y
concreto para hacer así más grande, más sólido el
nuevo bloque histórico venezolano.
Indígenas de la patria, pueblos indígenas,
pueblos negros, pueblos blancos, empresarios
venezolanos, trabajadores de todos los sectores,
continuémos estudiando, reflexionando y haciendo,
construyendo el socialismo desde nuestros pequeños
espacios. Continuémos construyendo la democracia
socialista, la suprema felicidad social, la nueva
geopolítica nacional e internacional, el mundo
pluripolar. Nosotros sigamos. Están cambiando los
tiempos, el mundo se pone de pie. Nosotros
construyendo el nuevo bloque histórico, construyendo
el socialismo. Estamos alerta, los trabajadores, los
campesinos, los gobiernos locales y regionales, los
estudiantes en las universidades, en los liceos, alerta
las mujeres, los hombres, las amas de casa, alerta
las misiones, alerta la Fuerza Armada, todos en alerta,
no pasarán, los derrotaremos de nuevo, señores de la
oligarquía imperialista. El pueblo en las calles, en las
fábricas, en las universidades, en los liceos, en todas
partes un verdadero contraataque ideológico, político,
popular, nacional e internacional. Hoy comienza lo que
a mí más me gusta, el contraataque.
La oligarquía venezolana debería dejarnos
quietos, quedarse con sus espacios y convivir con la
nueva realidad, allá ellos si no quieren aceptarlo pero
esta Revolución llegó aquí para quedarse. Han pasado
apenas 140 días de este nuevo ciclo bicentenario de la
Revolución Bolivariana, faltan más de cinco mil días de
Revolución hasta el 24 de junio del año 2021..Sigamos
pues compatriotas consolidando el proyecto de la
Venezuela socialista, de la República Bolivariana y
Socialista. Sigamos jugando nuestro papel
compatriotas y sobre todo ustedes muchachos,
muchachas de Venezuela asuman su papel, es tiempo
ya de que el movimiento estudiantil universitario, de
que el movimiento estudiantil liceista tome la
vanguardia junto con la clase obrera venezolana, junto
con los campesinos venezolanos, al lado de los
soldados venezolanos haciendo historia. Haciendo
patria, haciendo la Venezuela nueva. Me despido con
el grito de siempre: Patria, socialismo o muerte,
venceremos.
(Extracto, Discurso, Hugo
Chávez, Junio 2, Aporrea)
Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente