Alternativa Latinoamericana
      
Alberta, Julio-July 2007
5
ALTERNATIVA Latinoamericana
ECOLOGIA
No hay "corazón de oro"
para la minería canadiense
En 1524, cuando los
conquistadores españoles
encontraron poco oro en
Guatemala forzaron a los
indios a la esclavitud para que
lavara oro en Honduras.
Hoy, inmensas máquinas
trituradoras de piedra pueden
explotar sedimentos que
continen apenas 8 gramos de
oro por tonelada de roca y los
conquistadores modernos
llegan frecuentemente de
Canadá. Firmas canadienses
son responsables de casi el
60 por ciento de la minería y
de la exploración y de más del
40 por ciento de lo que se
invierte en actividades de
extracción en todo el mundo.
En el 2005, la compañía
minera canadiense Glamis
Gold (hoy Goldcorp) se
preparó para comenzar
operaciones en una mina de oro a
tajo abierto, en la comunidad
aislada de Sipakapa en San
Marcos, Guatemala. La mina le
llamó la atención a Change for
Children (Cambio en favor de los
Niños) una organización no
gubernamental con base en
Edmonton, porque estudiantes del
Proyecto "Esperanza" del Grant
MacEwan College que
colaboraban con Change for
Children en Comitancillo, San
Marcos, fueron testigos de
incidentes serios en ese lugar. Los
estudiantes habían conseguido
dinero para construir una escuela
de cuatro habitaciones en
Comitancillo, escuela que
proveería educación primaria
bilingue a los niños del lugar.
Pero, cuando el ejército y la
policía, al tratar de remover
violentamente a los manifestantes
mayas que impedían el paso a la
maquinaria minera pesada de
Goldcorp, matan a una persona de
Sipakapa el disgusto de la
población con la minera
canadiense se expande como
fuego por la región y en particular
en las comunidades indígenas. El
gobierno canadiense y su
embajada en Ciudad de
Guatemala, minimizaron el nivel de
descontento popular, negándose a
declarar la zona como peligrosa
para viajantes, particularmente
para canadienses. Tal medida le
hubiese permitido a los
estudiantes mencionados
recuperar dinero invertido en
pasajes de avión inutilizables. Los
estudiantes no tuvieron otra
alternativa que volar, en cambio,
hacia la capital guatemalteca y
desde allí viajar tres días en bus
para unirse a un proyecto de
Change for Children en Nicaragua.
Los canadienses con destino a
Guatemala,prudentemente,
removieron la bandera canadiense
de sus mochilas para mezclarse
así con los "gringos".
El obispo de San Marcos,
Alvaro Ramazzini, hizo públicas
las preocupaciones de los
residentes Maya de Sipakapa y
Mam acerca del uso de cianuro
por parte de la mina para remover
el oro de toneladas de roca
pulverizada y de los 250 mil litros
de agua por hora que usa en una
comunidad que ya está
experimentando falta de agua. Se
preocupan que lagunas de agua
tóxica y más de 25 millones de
toneladas de roca desechadas por
la mina dejen escapar metales
pesados que se filtren en los suelos
y en las aguas contaminándolos por
siglos. Un estudio independiente ha
confirmado los riesgos involucrados,
riesgos que la compañía minera
repetidamente ha negado.
La comunidad local, que no fue
consultada antes de que se
extendieran los permiso de
exploración a la Glamis Gold, hizo
su propio referendo en Junio del
2005. La mina fue rechazada casi
unanimemente. La Corte
Constitucional de Guatemala
reconoció la validez del referendo
popular pero la embajada
canadiense continuó brindando
apoyo incondicional a la mina y
Glamis Gold continuó asegurándo,
desde su sitio en la red, a sus
accionistas que la mina abierta (big
dig) en Guatemala tiene fuerte apoyo
local.
El obispo Ramazzini condenó
el préstamo que el Banco Mundial
hiciera a Glamis Gold como
"claramente unético", convencido
que el dinero hubiese sido mucho
mejor invertido en desarrollar la
agricultura y la industria agro-
forestal y creando muchos más
trabajos en una forma mucho más
sustentable para el medio ambiente
que una mina con diez años de
duración y un legado de devastación
ecológica.
En la diocesis de Ramazzini
hablar de "estándard de vida" es un
eufemismo. Entre el 60 y el 80 por
ciento de la población vive en la
pobreza, de estos, el 40 por ciento
vive en condiciones desesperadas,
una situación que hace que muchos
intenten el peligroso viaje al Norte.
La Mina de la Glamis Gold
comenzó a trabajar tal como estaba
planeado el 1ero de Diciembre del
2005. Ese mes, Glamis produjo 20
mil onzas de oro. Con una
capacidad de 220 toneladas
métricas de roca por hora, la mina
estaba preparada para producir en
el 2006, 250 mil onzas de oro y 3.5
millones de onzas de plata.
En junio del 2005, el Comité de
Asuntos Extranjeros y de
Intercambio Comercial Internacional
del Parlamento canadiense concluyó
que "Canadá no tiene leyes que
aseguren que las actividades de
las mineras canadienses en países
en desarrollo están de acuerdo con
estándares de derechos humanos,
incluyendo los derechos de los
trabajadores y de los pueblos
indígenas". El gobierno canadiense
se negó a aceptar la
recomendación del comité de
aprobar legislación que haga
legalmente responsables a las
compañías canadienses en
Canadá por daños causados a los
derechos humanos y al medio
ambiente por sus operaciones en
todo el globo.
La lucha continúa. Mientras
que la Mesa Redonda Nacional
Sobre la Responsabilidad Social de
las Corporaciones concluyó el
pasado Febrero 12, la organización
de Obispos Canadienses Católicos
hizo eco al apasionado llamado del
Cardenal hondureño Oscar
Rodríguez a participar de la
mencionada Mesa Redonda
Nacional. Ellos urgieron al ministro
Peter McKay ­Foreign Affairs o
Asuntos Exteriores- a considerar
que "Canadá puede jugar un papel
internacional en favor de la
democratización, de los derechos
humanos y de la ley al mismo
tiempo que ­a travás de nuestra
política impositiva y de beneficios
públicos y aparato de regulación-
apoyamos prácticas canadienses
comerciales que son cómplices en
la erosión de la democracia, los
derechos humanos y el gobierno
de la ley."
Los canadienses concientes
continúan presionando al gobierno
para que haga que las compañías
mineras actúen en forma
responsable. El viernes 27 de abril,
Mario Tema, un líder comunitario
maya de Sipakapa, habló en la
librería Stanley Milner de
Edmonton. Estuvo acompañado
del periodista independiente Dawn
Paley de Vancouver que acababa
de regresar de un viaje de
investigación que duró dos meses
en Guatemala.
Cecily Mills
(VueWeekly, Trad. NF)
Mas informacion:
www.conflictosmineros.net
www.noalamina.org
Lo que está pasando con las
abejas es desconocido: las adultas
simplemente no están más, miles de
ellas. No dejan cuerpos, nada fuera de
lugar, simplemente...desaparecidas.
Parece el marco de un episodio de CSI
(investigación de la escena de un
crimen) pero no es un misterio sobre
gente. Extraño como puede parecer, el
fenómeno, llamado "colapso de las
colonias," amenaza a las abejas en los
EEUU y en Canadá.
El problema tiene a los
investigadores anonadados. Todas las
abejas adultas de una colonia
desaparecen sin dejar rastro, atrás
queda un pequeño número de jóvenes
que se niegan a comer la miel o el
polen. La colmena intacta pero desierta.
Otras colonias evitan la colmena
desierta -aunque es regla que las
colonias se apoderan de ellas...
¿Que sucede? Los científicos no
saben, pero la preocupación es
suficiente como para que un grupo de
investigadores en EEUU estudie el
problema. Hasta ahora saben que el
estrés juega un papel importante.
Colapso de colonias: amenaza
la agricultura en EEUU
No es el primer problema que las
abejas enfrentan en norteamérica. Han
estado sufriendo pesticidas, parásitos,
y monocultivos, especialmente en
EEUU. Cinco especies de abejas han
desaparecido en menos de una década.
La falta de polinizadores naturales ha
dado lugar a una creciente industria de
abejas domesticadas migrantes. Cada
primavera, decenas de miles de
colonias de abejas son empacadas y
llevadas por el país parando en granjas
para polinizar cultivos. Todo ese viajar
no es bueno para las abejas,
acostumbradas a variedad de alimentos
y obligadas ahora a un sólo recurso
alimenticio -el que van a polinizar. Estar
en la misma colmena por períodos
extensos, con fluctuaciones de
temperatura y expuestas a anhidrido
carbónico no ayuda. Este mover
insectos crea estrés y condiciones
ideales para diseminar patógenos. Todo
se suma a las malas nuevas para las
abejas. Los investigadores aún no
saben si estos factores, o algún otro,
son causa del colapso de las colonias.
En Canadá, afortunadamente, no
hemos tenido este problema todavía.
Aunque las abejas están también
declinando, no tenemos aún una
industria de abejas migratorias a gran
escala, lo que puede por ahora prevenga
el colapso de nuestras colonias.
¿Por qué ha de importarle a usted
el destino de las abejas? Bueno, las
abejas son productoras de miel pero
además son uno de los más efectivos
agentes polinizadores que tenemos. En
EEUU polinizan más de tres billones de
dólares en valores de frutas y vegetales
cada año -30% de todas las frutas y
vegetales producidos anualmente.
Proveen un servicio esencial que sería
extremadamente caro, sino imposible,
de producir de otra manera. Y sin
embargo, los polinizadores naturales
son considerados como irrelevantes,
externalidades, en nuestro sistema
económico. Para asegurarnos este
servicio esencial en el futuro tendremos
que considerar causantes de este
declinar -pesticidas, monocultivos,
cultivos modificados geneticamente y
pérdidas de bosques,hogares naturales
para las abejas silvestres. Tendremos
que reducir presiones para mantener
este sistema ecológico crítico. El
colapso de las colonias de abejas
puede sea el más reciente y dramático
de sus misterios pero su decrecimiento
en número es tanto o más perturbador.
David T Suzuki, Trad.
NF (Straight Goods)
La
desapariciòn
de las abejas...
  Anterior Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente