Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, March-April 2006
1
ALTERNATIVA Latinoamericana
AÑO/YEAR 9 Nº74
MARCH-APRIL 2006
Alberta - CANADA
ENGLISH SECTION pages 16 - 20
Argentina
Nada ha sido casual
Terrorists: 911
Argentina: Haroldo Conti
English Section pages 16 to 20
Cuando uno ve, lee o escucha, cualquier
medio de información de nuestro país (salvo
honrosas excepciones) y piensa en el diario
Noticias, en El Descamisado, en El Combatiente,
etcétera, se da cuenta que nada ha sido casual.
¿Se imaginan, si en vez de Grondona o tantos
otros cipayos de turno, estuviera Rodolfo Walsh,
en un horario central de la televisión?, o si
tuviéramos un diario dirigido por ejemplo por
Enrique Raab, Norberto Habbeger y Julián
Delgado y escribieran en él Pirí Lugones, Paco
Urondo, Tilo Wenner , Diana Guerrero y Enrique
Walker entre otros?
Cuando uno ve que sus pibes y todos los
pibes, miran a toda hora y en cualquier lugar,
los programas de Cartoon Network y Discovery
Kids y le colonizan la cabeza culturalmente a tan
temprana edad, se da cuenta, que nada ha sido
casual.
¿Se imaginan si en la tele, a la hora en que
esos pibes vienen de la escuela, vieran una o
varias historietas escritas por Oesterheld y
dibujada por Francisco Solano López? Cuando
uno analiza el cine y la televisión que mira
nuestro pueblo y comprueba el grado de
extranjerización y enajenación al que se expone
(excepto honrosas excepciones), se da cuenta
que nada ha sido casual.
¿Se imaginan si en vez de esos programas
tilingos de Tinelli, Sofovich o Susana Giménez
dieran un documental de Raymundo Gleyzer o
una película del "tigre" Cedrón? Cuando uno ve
que la gente lee a escritores como Bucay y
Cohelo y se entera de las ventas de títulos como
El Señor de los Anillos, El código Da Vinci, etc.,
se da cuenta que nada ha sido casual.
¿Se imaginan una revista literaria hoy,
dirigida por Roberto Santoro, Haroldo Conti y
Migel Ángel Bustos, donde escribieran tipos
como Dardo Dorronzoro, Enrique Courau,
Claudio Adur, Ovaldo Balbi, Oscar Barros, Lucina
Álvarez, Claudio Ferraris, Luis Elenzvaig, Pajarito
Sánchez?
Cuando uno ve y escucha a este Papa o al
otro y ve y escucha a los representantes de la
Iglesia católica (salvo honrosas excepciones), se
da cuenta que nada ha sido casual.
¿Se imaginan la misa del domingo por
Enrique Angelelli? O alguna capilla de barrio
organizada por los monjes palotinos y otra por
las monjas francesas Alice Dumon y Leoni
Duquet? ¿Podrían imaginarse la Homilía del 9 de
Julio en la Catedral Metropolitana, a cargo del
Padre Carlos Francisco Sergio Mugica?
Cuando uno escucha a los políticos
argentinos (excepto microscópicas excepciones)
y nota el nivel de debate que hay en los medios
de comunicación o en las distintas instituciones
políticas del país, se da cuenta que nada ha sido
casual. ¿Se imaginan hoy día a Rodolfo Ortega
Peña, Julio Troxler o Alicia Eguren en una banca
del Congreso? Y a Roberto Carri y el Robi
Santucho en el Senado de la Nación? Podrían
ustedes imaginarse a Silvio Frondizi y Jorge Di
Pascuale, debatiendo en "A dos voces" el
programa de los revolucionarios Silvestre y
Bonelli? Cuando uno está en su trabajo o en el
colectivo o en una reunión familiar o en el barrio
y habla con el tipo que está al lado suyo o con un
pariente y descubre el grado de confusión
política que tienen, tristemente ratifica, que nada
ha sido casual.
Cuando uno ve a nuestro país con todas las
posibilidades económicas que un territorio
quisiera tener, riqueza petrolera, itícola,
ganadera, minera, hidrográfica, geológica,
climática, etc. y se entera de la mortalidad infantil
de nuestras provincias, del analfabetismo, de la
prostitución infantil y adulta, de la desocupación,
del grado de adicciones en nuestros jóvenes, es
decir, de la degradación creciente de nuestros
compatriotas, rabiosamente comprueba que nada
ha sido casual.
Y no obstante todo lo trágicamente dicho,
cuando uno ve la infatigable lucha de las Madres
de Plaza de Mayo y conoce el número de nietos
(82) que recuperaron su verdadera identidad,
gracias a las invencibles Abuelas de Plaza de
Mayo y ratifica la labor de H.I.J.O.S y de tantas
otras agrupaciones que luchan a brazo partido
por alcanzar la verdad y mantener viva la
memoria, se conmueve.
Por otro lado, uno sabe del compromiso de
muchos obreros, estudiantes, escritores,
maestros, médicos, periodistas, hombres y
mujeres que no entran en las grandes
biografías, pero que hacen su trabajo diario y
solitario con una entereza y una dignidad que
asombraría a más de un incrédulo.
Entonces uno se da cuenta también, que
nada está perdido y que si bien es
inconmensurable el daño social, cultural,
político y económico que se le ha hecho a la
Patria, estamos dando pelea y lo que hace falta
es la capacidad de aunar esfuerzos y practicar
sobre todo dos operaciones matemáticas básicas
y bien conocidas : suma y multiplicación.
Ningún esfuerzo ha sido en vano, en todo
caso, lo que ha sido en vano, es la torpeza de
algunos asesinos (con la anuencia de miles de
cómplices) y algunos cipayos (con la anuencia de
miles de cómplices), de creer que con la muerte
de muchísimos seres humanos y la entrega del
patrimonio nacional, se puede evitar, la
incesante, irrefrenable y arrasadora vida de los
pueblos.
Ahí está Cuba de pie y ahí está Venezuela
de pie y ahí está Bolivia de pie y acá estamos
nosotros con Brasil, Uruguay, Chile etc., saliendo
de la posición de rodillas a la que nos tenían
acostumbrados y tratando poco a poco, de llegar
a estar rectamente erguidos, posición final, de los
pueblos dignos.
A treinta años del golpe genocida del 24 de
marzo de 1976, tengo más de 30.000 razones
para pensar que de lo sucedido, nada ha sido
casual y que para hacernos merecedores de
tanta colosal entrega, por parte de nuestros
compañeros y compañeras, el único homenaje
posible, es seguir dando pelea hasta la
concreción final de una Patria Grande y liberada.
Cueste lo que cueste caiga quien caiga. Nosotros
los pueblos, si alcanzamos la capacidad de
unirnos, tendremos siempre la última palabra.
Enrique Zabala,
La patria secuestrada
(boletin@nuestraamerica.info)
Una corriente de aplausos sacudió la primera
cuadra de la Avenida de Mayo. Las manos tan rojas
como los ojos, los cuerpos tan juntos que se
confundían; la marea de gente uniformaba esa avenida
que podría relatar, siguiendo las huellas impresas
sobre su superficie, la historia política argentina.
Frente a la ausencia de 30 mil desaparecidos, el eco
de las palmas fue más contundente que cualquier
consigna para saludar la entrada a la Plaza de Mayo
de la cabecera de la marcha que reunió a más de cien
mil personas, convocadas por 35 organismos de
derechos humanos, 213 organizaciones barriales,
sociales y culturales, 50 organizaciones políticas y 30
agrupaciones extranjeras. Eran esas personas a las
que se suele llamar "sueltas" en las crónicas, pero
que ayer estuvieron enlazadas por la misma
necesidad de repudiar el último golpe de Estado, las
que saludaron la bandera con la imagen de las y los
desaparecidos. Y fueron también las que se
desconcertaron cuando supieron, por boca de una de
las Madres de Plaza de Mayo, que el extensísimo
documento que se leyó desde el escenario no había
sido firmado por todos los convocantes. Esa interna,
sin embargo, no alcanzó para silenciar el grito
emocionado que daba el presente para los 30 mil
desaparecidos y parecía rasgar el cielo que ya
empezaba a tronar anunciando la lluvia que
acompañó la desconcentración.
Habría que rastrear muy atrás en la historia
para encontrar una concentración tan masiva como la
que ayer sacudió hasta los cimientos de los edificios
de la Avenida de Mayo. Desde mucho antes de la
hora de la convocatoria la Plaza recibió
manifestantes, la mayoría muy jóvenes. A la misma
hora, casi las tres de la tarde, en el Obelisco
empezaban a flamear las banderas de Patria Libre y
Barrios de Pie, los grupos más cercanos al
kirchnerismo que ocuparon la Plaza hasta que llegó la
cabecera de la marcha. Así mostraron su desacuerdo
con el documento que se leyó en el escenario y que
denunciaba eventos tan distantes como el uso de
fósforo blanco en Falujah, la prisión a Romina Tejerina
o la prisión en Estados Unidos a cinco ciudadanos
cubanos, mezclados con duras críticas a variadas
políticas del Gobierno. Madres y Abuelas de Plaza de
Mayo, Familiares de detenidos desaparecidos, la
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos,
H.I.J.O.S. regional Capital, el Serpaj, la Casa de la
Juventud de Avellaneda, el Partido de la Liberación y
el Socialismo Libertario también se recortaron de las
casi 300 organizaciones que forman el Encuentro
Memoria, Verdad y Justicia que desde hace diez años
convoca a marchar cada 24 de marzo. Las razones
por las cuales no firmaron el documento fue la
amplitud y desproporción de las demandas. Aunque
todos acordaron seis consignas que resultaban más
fáciles de entender para los millares que se sintieron
comprometidos a denunciar el último golpe como si
30 años fueran apenas un parpadeo en la historia.
Cien mil voces para sostener la memoria
Hace muchos años que no se veía una concentración semejante, con todo tipo de grupos y organizaciones y una enorme cantidad de gente
espontánea. Hubo disidencias por el documento que se leyó en la Plaza, pero la discusión no empañó una marcha histórica.
Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente