Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, Mayo/May 2009
10
ALTERNATIVA Latinoamericana
ANÁLISIS
Educación en Chile
Por Juan Ricardo Fernández Solís*
¿
Qué significa para los chilenos
en general, y en particular para los
sectores medios, la educación que
han recibido y están recibiendo sus
hijos en estos años?
Es una pregunta muy simple y cotidiana
para quién se preocupa de su nación, de su
gente, de sus propios hijos, tanto como de sus
vecinos, parientes y amigos.
La Historia de la Educación en Chile,
durante el siglo XX, está muy identificada con
grandes aciertos y grandes desventuras. Un
buen ejemplo de esto es cambio fundamental
que estableciera la promulgación de la ley de
Instrucción Primaria de 1920, cuando ejercía el
poder ejecutivo el presidente Juan Luis
Sanfuentes en pleno período del
Parlamentarismo.
Esta ley, que fue un hito educacional y
cultural, obligaba en la práctica a los padres a
enviar a sus hijos a estudiar y hace que la
enseñanza primaria, como en aquellos años se
la llamaba, sea obligatoria. Entre otras materias
curiosas, esta ley penalizaba con cárcel a los
padres si estos no enviaban a sus hijos al colegio
e incluso facultaba a la policía para detener y
obligar a las familias a enviar a los niños a la
escuela pues estos tenían que asistir a clases.
El Estado de Chile, proponía de esta forma
un medio de superación y promoción social, que
tenía por objeto entregar educación, aunque sea
obligatoria, a un sector importante de la
población que en las primeras décadas del siglo
XX vivía una gran exclusión -producto de un
régimen de combinación liberal conservadora,
muy identificado con la Oligarquía, que por más
de 50 años había hecho de su poder económico
y político una gran explotación, abuso, despojo
de dignidades y repudiables desigualdades
sociales, económicas y políticas.
Los llamados sectores medios, buscaban
una calidad de vida de acuerdo a los ingresos
que el país había obtenido por más de medio
siglo, durante el cual explotó el salitre natural y
los impuestos que este fertilizante generaban con
su exportación podrían ser usados de una
manera más eficiente en beneficio de la clase
trabajadora y el país en general.
Pero la oligarquía chilena despreciaba
cualquier iniciativa que fuera en beneficio de
quienes realmente trabajaban el mineral. No
existía conciencia social y menos una política en
cuanto a mejorar las condiciones de vida de
nadie, sólo se dilapidaban enormes fortunas en
los salones de París, Londres y Bruselas.
Cuando los alemanes inventan el salitre sintético
en 1917, el modelo monoproductor comienza a
decaer inexorablemente, y decae también el
poder de un sector de la oligarquía terrateniente.
El Estado se ve obligado a buscar un modelo
alternativo de desarrollo y de sobrevivencia,
modelo que se empezó a implementar en la
década de los años treinta del siglo XX y que
tiene como principal agente de promoción
económica al Estado mismo.
Después de algunos años, los sectores
medios se constituyen en una clase más
educada, conciente y cuestionadora de su papel
y responsabilidades en la sociedad de la primera
mitad del siglo XX; sociedad donde las
condiciones económicas y sociales le permite a
estos sectores generar propuestas atractivas que
obligatoriamente contemplaban un papel mucho
más protagónico -como por ejemplo esa idea, que
en su momento alguien propone, de que los niños
debían estudiar aunque sea obligatoriamente por
el bien de su clase social y por ende de la nación.
Decisión que tendría insospechadas
consecuencias, aparte de la ironía que implica
pues Sanfuentes era un político liberal y rico.
¿Les parece esto coincidencia con algún
candidato de este siglo?.
Las décadas siguientes, de los años treinta,
cuarenta y cincuenta, vieron cómo los
presidentes Radicales -que fueron fieles
expresiones de una clase media más profesional,
posicionaron a la educación como eje principal de
sus políticas de Estado, porque las necesidades
de desarrollo del país así lo exigían, (y que hoy
deberían tener carácter de urgente), porque para
eso se había creado un modelo sustitutivo de
importaciones, o ISI en su siglas más conocidas.
Este modelo consideraba la formación de
una mano de obra más calificada y de recursos
humanos profesionales de niveles superiores.
Pero, de manera paralela existía una conciencia
social de que sólo el Estado era capaz de formar
y financiar a estos sectores sociales, los que
finalmente asumieron un rol más protagónico en
el ámbito político y económico. La fundación de
las Universidades de Concepción y Técnica del
Estado apuntaban al objetivo de educar y formar
de manera prácticamente gratuita, a una clase
media que aumentaba en cantidad y calidad,
generando las condiciones de una sociedad más
culta, más justa, mas decente y sobre todo más
conciente socialmente y políticamente hablando.
A los ejemplos de Pablo Neruda y de Manuel
Rojas en la década de los años veinte, se suma
una juventud rebelde y contestataria, en un
periódico llamado "Claridad", que las emprende
contra el Parlamentarismo:
"Nos referimos a los gestores administrativos
y a los agricultores analfabetos, a los arribistas
de la "clase media" y a los viñateros inmorales, a
los aristócratas ignorantes y a los menos incultos
representantes de las clases populares,
debidamente representados en el Parlamento de
Chile donde está sin duda alguna el 50% o 60%
de analfabetos de nuestra población. Pero no
ocurre lo mismo con los inmorales, tienen una
representación a los que honradamente les
corresponde." (Góngora, Noción de Estado en
Chile, 1986: 120).
Es muy cierto que la generación de los años
veinte y treinta fue minoritaria y, algunos de ellos,
posteriormente se convirtieron en burgueses,
pero no siempre el número de adherentes tiene
valor en la historia. Lo importante es que estos
jóvenes y otros dejaron un legado de rebeldía,
que debería ser revalorizado en estos aciagos
días de mediocridad y servilismo al poder
dominante, pues las grandes ideas y actos
simbólicos pueden ser más asertivos que el sólo
hecho de una mayoría electoral. Entre quienes
pensaron y lucharon por una sociedad más
equitativa, educada y próspera, desde la páginas
de diarios, periódicos y libros y tuvieron una vida
más coherente están por ejemplo, Vicente
Huidobro, Marmaduke Grove, Fernando Vives
Solar, Alberto Hurtado, Clotario Blest, Jaime
Castillo Velasco, Bernardo Leighton, Clodomiro
Almeyda, Salvador Allende, Gabriela Mistral y
tantos otros y otras, que no tuvieron que vestirse
con ropas ajenas para seguir sobreviviendo en
un relieve repleto de traidores y cambistas.
La educación es un medio para integrarse a
la sociedad y ganarse la vida con dignidad, pero
es también una tremenda oportunidad de
hacerse muchas preguntas que no siempre
tienen una respuesta.
En la década de los años sesenta y setenta
las reformas a la educación tuvieron como eje
principal adaptar el currículo a las nuevas
realidades sociales y culturales, un currículo que
fuera articulador de nuevos aprendizajes más
contextualizados e inclusivos, procurando
aumentar la cobertura y la infraestructura a las
nuevas generaciones de niños y jóvenes que
deseaban estudiar.
La ley 18.962 (LOCE), promulgada por el
innombrable el 7 de marzo de 1990, se mantiene
prácticamente inalterada durante más de 16
años. La consecuencia más visible e inmoral es
que la educación es una mercancía como
cualquier otra, propendiendo a deformar e
instruir a sujetos socialmente irresponsables y
centrados en sí mismos, ojala sordos y mudos,
que sólo se limiten a responder con monosílabos
y a lo más se preocupen de comer, dormir y
defecar. ¿Para qué pensar y discutir?, si eso es
una pérdida de eficiencia y no conduce al ranking
al cual están sometidos los colegios para gozar
de prestigio -y los necesarios respaldos
financieros que la sociedad, en especial el
Estado, les entrega mes a mes (hablando de
establecimientos subvencionados y que los mal
llamados sostenedores o mercaderes de baja
estofa tienen estos colegios como extensión de
sus negocios y para el control social).
En 1996, el hijo de Frei Montalva, Eduardo
Frei Ruiz-Tagle, hizo una reforma curricular que
mantenía a los chicos y chicas hasta en la tarde
en los colegios. La Educación que recibe y
ampara la clase media es de pésima calidad y no
pertenece a nada racional ni éticamente
sostenible, muy por el contrario, es parte de un
sistema en que la impunidad es la mejor prueba
de que vivimos amedrentados por una sensación
de pérdida. Y, por ello, la educación ampara y a
la vez es cómplice de la corrupción política que
nos a llevado a ser una de las naciones más
desiguales del mundo.
Hoy la educación es diferenciada, para
pobres y empobrecidos (que son cada vez más),
y para ricos. Hay una paulatina renuncia del
Estado a velar por una educación más igualitaria,
y esto es la negación más genuina del bien
común. La clase media debería procurar que la
educación de nuestros hijos atienda, entre otros
importantes asuntos, a la creación de conciencia,
a romper todas las cadenas que opriman al ser
humano y a los pueblos (originarios y no
originarios) del país y de la tierra. Y por último
que ayude a liberarse de la ignorancia, del
hambre, y la exclusión.
*
Profesor de Estado en Historia,
Geografía y Educación Cívica,
Magíster en Ciencias de la Educación.
Abril de 2009, Santiago de Chile, decenas de detenidos deja la
protesta de profesores y estudiantes en rechazo a Ley General de
Educación -la ley no elimina la "visión de negocio" de las escuelas
particulares subvencionadas con aporte gubernamentales que no
fortalece a la educación pública gratuita...
¿Hará la Historia justicia?
  Anterior Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente