Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, Noviembre/November 2009
2
ALTERNATIVA Latinoamericana
ACTUALIDAD
Los transgénicos nos transforman, en
"experimento viviente," sin discutir consecuencias
para la población. Lejos de favorecer la Reforma
Agraria, el gobierno, ha contribuído a la
concentración de la tierra y al aumento de su
extranjerización. La tierra ya no sólo está en
pocas manos, esta en manos transnacionales.
Y aquello de la participación de los militares
con UNITAS y las falsas misiones de "paz" de las
Naciones Unidas en América Latina y Africa -
sabiendo como fueron violados nuestros
derechos humanos por militares educados en ese
sistema, los enviamos a Haití y el Congo. Raúl
Zibechi explica (Las miserias del doble discurso)
que el grueso de la MINUSTAH en Haití es
formada por Brasil, Uruguay, Argentina y Chile,
que tienen gobiernos de "izquierda." Son tropas,
no médicos, como envía Cuba a salvar vidas. La
diferencia es que Cuba es solidaria y combate el
capitalismo, nuestros gobiernos no porque
favorecen "las mismas políticas que están
hambreando a los haitianos", como los
agrocombustibles, a costa de alimentos. Hace 20
años Haití producía casi todo el arroz que
consumía, hoy importa el 80% de los EEUU.
En contradicción con la imagen positiva que
el Frente en el gobierno se ha encargado de
crear y publicitar, la realidad es muy otra. como
dice Zabalza, no es que no avanzamos es que
retrocedemos. Entre el 2004 y el 2009, la masa
salarial del Producto Bruto Interno ha disminuido
del 30 al 20 por ciento, explica, la riqueza no se
redistribuye hacia la población se concentra más
y más entre los ricos. Hoy tenemos la "contra
reforma" agraria, el país de los agronegocios, el
Uruguay sojero( Zabalza habla de la campaña
electoral, Lucas Silva, LA DIARIA en Tinku).
Lo que pasa adentro y
la reacción afuera
Lo que pasa dentro del país indigna, pero
las perspectivas de todo aquello que caminan por
afuera también. Aunque bien implementado el
engaño ha sido burdo. Se ignoran los esfuerzos
de los pocos militantes que tratan de levantar
banderas. Y afuera algunos los acusan con
despajo de "ultraizquierdistas", como Radio del
Sur lo hizo en octubre 25 desde Aporrea,
etiquetando a Raul Rodriguez (Asamblea
Popular) de ultra. La etiqueta es ridícula, con
sabor a "intolerancia de otrora" justo cuando la
crítica le pone trabas al libre flujo del Frente en el
gobierno, esa cúpula que nos transplantó de
nuevo al reino de los "caciques." Pero a veces
parece que afuera diera igual si los izquierdistas
son izquierdistas o si se trate de la "izquierda a la
mano," esa que llena el espacio...Dentro del país
el Frente juega el papel de matón mostrándose
arrogante insoportable con los honestos mientras
se exhibe paciente y conciliador con la oligarquía
nacional. Mujica, candidato a presidente, los
invita gentil desde la prensa a gobernar con él. A
la Asamblea hay que quitarle el aire pero a
Lacalle no, Lacalle -será pituco pero es un tipo
"decente." Es que los "cargosos" de siempre
vienen a echar a perder la pichanga al gobierno,
con proyectos y pensares del pasado. ¡Están
locos esos!
Pero esto de confundir la paja con el trigo es
más que injusto, peligroso. Injusto es siempre el
maltrato cuando sigue dando las luchas
verdaderas, en medio de traiciones en su propia
casa. Duele, cuando te toca, cuesta separarse
de una fuerza política que ha sido tu familia, tu
vida. Y si lo hacen es porque no tienen otra,
llegaron al límite moral (que suena terriblemente
pasado de moda y razón para otro artículo).
Fundamentalmente es peligroso aceptar
versiones seriamente adulteradas como
genuinas. Se crea un "alter mundo" donde la
izquierda no lo es, o se la acusa de
"socialdemocracia" cuando lo que queremos decir
es "traidora". Un mundo esquizofrénico pretende
que todos somos "progresistas", "populistas",
"izquierdistas," aunque sigamos las mas estrictas
normas "neoliberales" en la práctica. Si la unidad
latinoamericana se basa en estas alianzas
cuenta, lamentablemente, con tantos lobos
adentro como afuera. Sin refugio donde
guarecerse ha de morir exhausta. Cuidado, la
paja confunde, diluye el trigo, y el trigo puede
quedarse en nada.
El Viraje programático:
los productos políticos.
Fernando Moyano (Uruguay. El espejo
electoral...El populismo simbólico y lo que se nos
viene,
www.kaosenlared.net
), describe
claramente la transformación del Frente y los
"productos políticos" que ofreció a la venta al
hacerse gobierno. El primero fue imponerle al
"pueblo subalterno" ­al pueblo frentista, la idea
de que es preferible abandonar los projectos de
transformación en favor del "cambio mínimo" con
tal de no "desestabilizar" el país. El segundo fue
ofrecer una forma de control social al poder real,
ese que no elegimos nunca, una forma más
efectiva que la tradicional y con menos muertos,
que trata de controlar la "tribu" desde adentro. Y
el tercero fue disciplinar la élite militante en la
absoluta obediencia, y calmar el "hambre
atrasada" quedandose con la plantilla del estado
(el botín). Fue una pichanga "anunciada".
El "viraje programático", explica Moyano,
requiere el desmantelamiento de la estructura
militante real que tiene influencia desde abajo,
queda un "casco" de militantes burocráticos y
una masa de votantes. Así se desmobiliza y
desmoraliza a la clase trabajadora. La gente,
lamentablemente, aprende que "los políticos son
todos iguales." Y el país queda atrapado en el
círculo del mal menor electoral y en la fábula
electorera, una especie de carnaval. Moyano
habla de un "populismo simbólico," que usa un
estilo populista sin redistribuir riqueza ni
favorecer movilización social alguna.La gente
manipulada con el lenguage se conforma con el
"candidato desprolijo," que es Mujica, la ilusión
de un "vuelco a la izquierda. " La metamórfosis
completa: de partido de ideas a partido de
caciques y la historia, una "sucesión de grandes
hombres." (blancos y acomodados, claro), y el
mito: el carisma de Vazquez, el hombre gris.
La arrogancia, las culebras,
el camino
Zabalza plantéa algo similar: el Frente
Amplio se ha convertido en algo más "religioso"
que político, una fé, un intangible. Mujica
confunde a la gente pero va a ser continuista de
Vázquez:. Hay arrogancia en los cuadros de
gobierno, creen que la mayoría electoral los
habilita a todo, arrogancia que " muchas veces
se transforma en caradurismo," explica. La
disciplina partidaria jugó un papel, hay que
obedecer y callarse a sabiendas de que el
silencio le sirve a los ricos y perjudica a los
"muchos sin nada" (Zabalza habla de la campaña
electoral, Lucas Silva, LA DIARIA en Tinku).
Para Zabalza, el Frente está "repleto de
culebras de derecha que definen el quehacer del
gobierno." Claro que no enfrenta al poder,
prueba de fuego de cualquier cambio: "Se
acumula fuerzas para arrebatarles el poder
económico o se acumulan votos para medrar en
el parlamento y los ministerios, mientras el poder
sigue perteneciendo a los de siempre." (Mentíme
que me gusta, Voces del Frente, Recosur).
Para Zabalza la democracia representativa
es el problema, favorece demagogia (su aceite
fundamental). No se dice la verdad sino se trata
de convencer votantes para que hagan lo que el
poder desea. Su experiencia de guerrillero le
enseñó que mientras la gente no esté lista no es
mucho lo que se puede hacer: la vanguardia
corre el peligro de alejarse y dejar al pueblo
atrás. Ha pensado que en eso de avanzar los
discursos sirven poco, el verdadero aprendizaje
es la experiencia. Entonces, piensa, nuestro
problema es que no podemos aún ofrecer un
camino claro: desechada la via electoral, sin
poder optar por la acción directa (sin la gente)
nos queda solo la "búsqueda" (Entrevista con
Jorge Zabalza: El Tupamaro Testarudo, Alvaro
Hilario, 2008).
En esa búsqueda son válidas todas las
opciones: la vuelta al principio, ojalá que a otra
altura del espiral, el hacer lo que uno siente que
puede hacer por los demás sin traicionarse, estar
al acecho como Zabalza, y alguna otra creación
que imaginamos se está gestando por allí en ese
país que si bien pobre nunca ha carecido de
recursos. La historia es una historia interminable,
aunque tengamos un país perdido...
El país postergado, ni verde ni
liberado...
Chile: Los últimos días hemos visto por
nuestras pantallas abundantes imágenes de la
violencia policial en la Araucanía. Los
perdigones recibidos por hombres, mujeres y
niños/as, los golpes de pies y puños a
comuneros de parte de la fuerza policial dan
cuenta de una realidad inaceptable para un país
democrático y que se ha comprometido con el
respeto a los derechos humanos.
El estudio en que basamos nuestra
campaña Más Respeto revela que los abusos
de poder y las discriminaciones son las
principales faltas de respeto en Chile. La
situación en la región de la Araucanía nos
confirma lo anterior junto con develar la
ausencia del reconocimiento y valoración del
otro/a, elemento fundamental del ejercicio del
respeto. Ello se expresa en la vulneración de
derechos y en la naturalización de estas
situaciones que es reforzada con la información
parcial y sesgada, alimentando nuestra propia
cultura racista.
Lo que la ciudadanía ve es que ante la
violencia en la Araucanía, el Estado está
respondiendo con más violencia. Frente a la
acción de determinadas organizaciones
mapuches, el Estado dirige su acción represiva
al pueblo mapuche en su totalidad. Ello ha
venido a reafirmar el discurso estigmatizador
que quiere definirlo como un pueblo violento, que
se niega al diálogo, invalidando sus demandas.
Estemos o no de acuerdo con las acciones
que llevan a cabo grupos organizados como la
Coordinadora Arauco Malleco, la represión
generalizada no es la política que esperamos de
un Estado que pretende avanzar en el
reconocimiento de los derechos de los pueblos
indígenas en nuestro país. De hecho, estas
acciones muestran a nuestras autoridades
actuando desde una mirada excluyente y
discriminatoria; porque cabe preguntarnos, ¿la
fuerza policial actuaría igual en un allanamiento
en un sector alto de la capital?
La firma de convenios internacionales, las
declaraciones de intenciones y la designación
de Ministros in situ no bastan para terminar con
la discriminación y el racismo que
históricamente ha practicado la sociedad y el
Estado de Chile hacia los pueblos originarios y
que ha limitado el avance hacia el
reconocimiento de la cultura mapuche como
parte de nuestros orígenes y una fuente de
riqueza para nuestro presente.
La campaña Más Respeto llama a la
ciudadanía, a los candidatos/as, al Gobierno, a
los medios de comunicación y al Parlamento, a
tomar conciencia y no aceptar esta flagrante
violación a los derechos humanos de hombres,
mujeres, jóvenes, niños y niñas mapuches.
Genera, Acción, SODEM, ACNHU;
MEMCH, MOVILH, Territorio Sur; "Tu Sociedad
Tus Derechos. DDHH Valparaíso", CEDEM,
Teatro y Diversidad, La Caleta; CIAL
Organización Ciudadana Ambiental de
Salamanca; Red de organziaciones Sociales del
Choapa, Fundación Ideas, Observatorio
Ciudadano, Red de Ongs de Infancia y
Juventud , Centro Ecuménico Diego de
Medellín.
Campaña Más
Respeto
  Anterior Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente