Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, Noviembre/November 2009
4
ALTERNATIVA Latinoamericana
EDITORIAL
Por Nora Fernández
Publicado por/Published by:
ALTERNATIVA LATINOAMERICANA
SOCIETY OF ALBERTA
CONSEJO DIRECTIVO
BOARD OF DIRECTORS:
Nora Fernández, Presidente (Chair)
Lionel Fruhbrodt, Secretario (Secretary)
Mario Fernández, Tesorero (Treasurer)
Jaime Oyarzún, Director
Carlos Morgado, Director
www.alternativalatinoamericana.com
Editora/Editor
NORA FERNÁNDEZ
noralfernandez@gmail.com
INTERNET: Carlos Morgado,
Adrienne Paton
Contribuyen
Contributors:
Ricardo Candia Cares, Juan Ricardo Fernández
Solis, Nora Fernández, Mario R. Fernández,
Jay Hartling, Héctor Vega.
Contribuciones: enviarlas a nuestra dirección postal o
por correo electrónico a:
noralfernandez@gmail.com
We welcome contributions to our postal address or
by e-mail to : noralfernandez@gmail.com
Todas las contribuciones están sujetas a edición. No se
garantiza su publicación. Las colaboraciones son
voluntarias y no dan derecho a pago alguno. Las
opiniones expresadas no reflejan necesariamente la
opinión del Editor.
Contributions are subject to editing; they may not
reflect the opinion of the editor and are not-
remunerated.
EDITORIAL:
Premiaron a un Belicista...
¿por qué lo premiaron?
Paul Craig Roberts explica con claridad
algo que debemos saber: Obama es un
belicista. Otorgarle el Premio de la Paz a un
belicista es, entre otras cosas, surrealista. Sin
duda, como él argumenta, se favorece el
lenguaje y pensamiento bífido que transforma
"paz" en guerra, "verdad" en falsedades,
"libertad" en esclavitud, "justicia" en opresión,
inequidad, crimen y robo. Pero aunque el
argumento de Roberts es totalmente válido y
está muy bien construído, deja un espacio en
blanco. Favorece una perspectiva del Comité
del Nobel como un tanto iluso. No puede el
Comité ignorar que entregándole el premio a un
belicista favorece una distorsión del lenguaje y
del pensamiento y, peor aún, contribuye a
aumentar el control sobre la población ahora
sujeta por falsedades legitimadas, injusticias
mejor disfrazadas y guerras como caminos
para la paz.
Plantearse que el Comité asignó el premio
con "buena" intención a quien en nada lo
merece, es como decir que los ilustres
miembros del Comité son un tanto irracionales,
desinformados, incapaces. El error bien
intencionado de aparentemente aceptar como
legítimas las políticas de identidad por la que
una mujer o un hombre de color serían mayor
garantía para los pueblos multiculturales del
mundo porque ellos mismos son "diferentes"
(en el buen sentido de la palabra, claro) es
demasiado simplen a estas alturas. Además, si
el error fue simplemente estratégico, y
decidieron entregarle el premio a Obama para
"encaminarlo" en favor de la paz, obviamente
está logrando el efecto contrario: fortalecer el
belicismo. Es además ridículo elegir a Obama
(que necesita mucho más que ser
"encaminado") cuando tiene de sobra
candidatos legítimos transitando probadamente
por el camino de la paz enfrentando alto riesgo
personal ­Evo Morales, Piedad Córdoba, Malalai
Joya, por nombrar.
No, no puede el Comité del Nobel ser tan
inocente ni desconocer el significado de premiar
al presidente de la potencia más agresiva,
peligrosa y criminal de nuestros tiempos. Luis
Arce Borja (Obama, Premio Nobel de la guerra
2009, Bolpress) explica que el premio a Obama
fue otorgado justamente cuando el imperio
enfrenta su más "profunda crisis moral,
económica y política," cuando requiere, quizás
más que nunca antes, el fortalecimiento de su
imagen internacional. No es posible que el
Comité ignorara esta necesidad, que supo
satisfacer con presteza.
No puede ser entonces ni casual, ni error,
ni desinformado que -a apenas ocho meses de
su mandato, Obama reciba el Nobel de la Paz.
Para Arce Borja es parte de una estrategia
publicitaria que tiene el objetivo de "santificar" a
Obama y que incluye los recientes discursos
pacifistas de Obama, que pretenden dar la
"vuelta al pastel" y transformar en victimas a los
victimarios. Arce Borja llama la propuesta de
"paz americana" de Obama la "paz de
cementerios," pues quien se oponga,
identificado como "problemático" o quizás peor
"terrorista," ha de pagar su precio. Cualquier
resistencia a la paz imperial en Latin America,
por ejemplo, podría ser sofocada por el
Comando Sur (y su jefe norteamericano), hoy
encargado de mantener la seguridad (y por ende
la "paz") en nuestro continente.
En este contexto el Nobel es un
instrumento político útil, importante, que puede
servir para encubrir crímenes de guerra más
que para hacer la paz. Para Arce Borja esta
fabricación de Obama como hombre de paz es
todo un proceso: "...se fabrica un héroe de color
y se camufla la naturaleza política de este
personaje, y sobre todo se encubre que él
representa al país más peligroso para la paz
mundial...". Si bien hablar de paz mundial puede
ser legítimo, no puede esta implementarse, dice
Arce Borja, con quienes hacen todo lo contrario:
"hablan de paz y democracia, pero sin embargo
siguen invadiendo países y enviando miles de
soldados a masacrar pueblos como ahora
ocurre en Afganistán e Iraq."
Glen Ford, analista afro-americano,
examinando a Obama ha planteado
preocupación por las mismas contradicciones.
A Ford estas contradicciones le preocupan en lo
que afecta a los afro-americanos de izquierda
en los Estados Unidos, quienes eventualmente
han de tener que decidir si acaso pueden apoyar
a Obama simplemente porque es afro-
americano.
"...La prueba para la moralidad afro-
americana, su buen carácter y sabiduría
colectiva comienza. Llegará el momento en que
apoyar ciegamente al hermano (Obama) no
será posible...Las muchas voces de un planeta
en evolución intevendrán para plantear sus
demandas a la presidencia americana...El
(Obama) responderá como el politico
corporativo y expansionista militar que es...Y
correrá a mantener vivo el impulso del Destino
Manifiesto Americano (el impulso
imperial...Aumentará el presupuesto militar de
Estados Unidos y seguirá la política de ataque
preventivo de Bush...continuará militarizando
Africa (con Africom) ...Extenderá los tentáculos
de los Estados Unidos sobre el planeta más
profunda y extensamente...El mundo lo odiará
como ha odiado a otros presidentes
americanos. Y en ese momento, que no está
lejos, los afro-americanos tendremos que
decidir si ¿estamos más orgullosos de tener
una cara negra en el más alto lugar del gobierno
o más avergonzados de que la cara del
imperialismo sea negra? (Imperialism with a
Black Face, Alternativa Latinoamericana, Julio
2009 y
www.blackagendareport.com).
Apenas hemos tenido tiempo de conocer a
Obama presidente, pero sabemos que no es
hombre de paz tan sólo atendiendo a sus
nombramientos a cargos de poder para los que
ha seleccionado incluso a provocadores de
guerras injustas que están aún vivas, a
corruptos responsables de políticas financieras
que llevaron al país a la quiebra y al mundo a
una crisis sin precedentes. El primer ataque
militar de Obama, nos recuerda Bruce Dixon,
contra Afganistán-Pakistán, fue apenas 36 horas
después de inaugurar su gobierno. El presidente
está considerando enviar 40 mil tropas
adicionales a Afganistán. Para Dixon la élite
europea detrás del Nobel a Obama no le ha
hecho un favor, el premio es como una piedra
que le han colgado al cuello: un "regalo
inmerecido" al nuevo Emperador que
contribuirá sólo a hacer más visible el abismo
que existe entre un real "presidente de izquierda
negro" y un "Oficial Corporativo del Imperio mas"
aunque sea un hombre de color (Top Ten
Reasons President Obama should give back the
Nobel Peace Prize -Diez buenas razones el
presidente Obama debiera devolver el Premio
Nobel de la Paz,
www.blackagendareport.com).
Chávez ha sido uno de los primeros en
identificar publicamente que hay dos "Obama".
Uno Obama de paz y de "discurso progresista"
y otro Obama "de la práctica Bushiana". El
Obama que "habla de paz" y el Obama que
"hace la guerra" no pueden co-existir sin el doble
lenguaje y sin el pensamiento bífido. Y aún asi,
con persona y discurso dividido, Obama apenas
logra guiar al imperio por esos vericuetos
surrealistas que vivimos todos, vericuetos que
en Estados Unidos la derecha disvariante
complica cada día mas transformando al país
en una casa de locos. Es un imperio que
sostiene a senadores, banqueros y financistas
enriquecidos y corruptos, y que es a su vez
sostenido por los esfuerzos sin límite de su
población endeudada, empobrecida, alienada y
oprimida. Es un imperio que oprime al mundo,
despilfarra recursos y contamina al planeta.
Obama mismo condena a su propio pueblo
al "no-futuro" y condena al resto del mundo a
"no-vivir" ­por eso no puede sino ser el mismo
un opresor, aunque nos presente otra imagen.
No puede ser hombre de paz quien representa
al país más agresivo del planeta: al país en
GUERRA CONSTANTE (guerra contra su
población adentro, guerra contra otras
poblaciones afuera). En guerra para satisfacer
la decadencia insaciable por poder y dinero de
una élite de ricachones inescrupulosos ­casi
todos ellos: hombres y blancos.
Pero la guerra tiene su lógica, aunque sea
una lógica criminal: la lógica del poder. La
guerra ha sido fundamentalmente un muy "buen
negocio" ­para pocos, claro. Y hoy es quizás
mejor negocio que antes y es además la forma
generalizada de "hacer negocios" del imperio.
Porque si el imperio colgara sus armas hoy,
dejaría de ser imperio quizás mañana mismo. Y
esto, no porque necesite armas para
defenderse de sus enemigos (anarquistas,
comunistas, terroristas) porque en realidad
nadie le ataca. Necesita las armas para
chantagearnos, para seguir imponiendo la
voluntad de esa élite. La maquinaria infernal
funciona así cuando llega a su total decadencia
y no tiene ya otra capacidad de funcionamiento:
¡El imperio ha muerto! ¡Que viva el imperio!
  Anterior Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente