Alternativa Latinoamericana
      
background image
Alberta, Noviembre/November 2009
5
ALTERNATIVA Latinoamericana
ECOLOGIA
Argentina:
Desapareciendo Campesinos
Desapareciendo Alimentos
En todas partes el
monocultivo agrícola
industrial ha desplazado la
producción tradicional de
alimentos y a los
campesinos, causando
desastres en los precios de
los alimentos y en la
soberanía alimenticia. Esto
es cierto en particular en el
sur, donde la tierra se
concentra para granos
destinados a los bio-diesel y
alimentos para animales.
Como respuesta,
campesinos y granjeros
organizaron acciones en
más de 53 países, iniciativa
de Via Campesina,
movimiento social
independiente que
representa a unos 150
millones de personas
globalmente.
El Movimiento
Campesino Nacional
Indígena (MNCI) de
Argentina se unió a las
protestas organizando una marcha
en Buenos Aires para el Dia
Mundial de la Alimentación.
Argentina, descripta como la
canasta de pan de Sudamérica,
producía granos y carnes para la
mayor parte de la región, pero con
la soja transgénica el mono cultivo
productivo de exportación ha
desplazado la producción de
alimentos y a los campesinos.
Cientos de campesinos
marcaron el día con protestas
contra este modelo agricola a las
puertas del Departamento de
Agricultura Argentino. "Para el
gobierno, el campo (es de)
organizaciones dueñas de la tierra
y agro negocios, nosotros no
existimos", dijo Javier del
Movimiento Campesino de
Córdoba, una organización que
incluye más de 1500 familias que
dependen de la agricultura
tradicional por generaciones.
"Nosotros también somos parte del
campo. Somos los que vivimos de
la tierra y la protegemos.
Queremos continuar viviendo de
nuestra tierra, por generaciones
futuras."
Desalojos Campesinos
De acuerdo al Censo
argentino del 2008, más de 60 000
granjeros cerraron entre el 2002 y
el 2008, mientras que el tamaño de
la granja media aumentó de 421 a
538 hectáreas. El cambio a soja ha
reemplazado el cultivo de varios
granos y vegetales y la producción
de carne en el país. Tamara
Peremulter, investigadora del
centro social de investigación
Instituto CONICET, habla de los
efectos del monocultivo de soja en
la producción de alimentos:
"Históricamente la soja no se
cultivaba en Argentina...Fue traida
durante la Revolución Verde de los
años 1960s. La soja transgénica
llegó a tierras donde su cultivo no
hubiese sido posible. El bajo costo
de producción de soja facilitó este
proceso. La soja ha remplazado
otros granos, invadió áreas que
eran de pastoreo y de producción
de lácteos. Ha invadido también
comunidades indígenas y de
cultivos tradicionales. Es un
modelo que implica deforestación y
pérdida de biodiversidad."
El acceso a tierras y las
disputas sobre títulos se han hecho
tema central para los campesinos
tradicionales que están siendo
reemplazados por maquinaria y
granjas mono-cultivadoras de alta
tecnología. El MNCI dice que el
82% de los campesinos viven del
13% de las tierras agricolas del
pais, mientras que el 4% de los
grandes latifundistas e inversores
financieros en el agro son dueños
del 65% de ellas. Las disparidades
han llevado a violentos desalojos.
En octubre 12, 2009 día en
que las comunidades indígenas
conmemoran el genocidio con la
llegada de Colón, un campesino
indígena, Javier Chacoba, fue
asesinado durante una protesta
contra el desalojo forzado de
indígenas de sus tierras. El
campesino de 68 años de edad
murió de un disparo en el abdomen
a manos de Dario Amín,
latifundista. Miembros de la
comunidad de Chuschagasta
acampados a lo largo de la
carretera que bordéa las tierras
protestaban cuando Amín y dos ex-
policías aparecieron en el lugar. "El
día que conmemoramos 519 años
de genocidio en América Latina,
hemos sufrido la pérdida de
nuestro hermano (Javeri Chacobar)
por pararse a defender sus
derechos, su dignidad y su tierra."
"Han estado desalojando
campesinos y miembros de la
comunidad indígena de las tierras.
Han asesinado gente durante los
desalojos," dice Ricardo Ortiz un
representante del Movimiento
Campesino de Santiago del Estero
(MOCASE). Más de 9,000 familias
forman MOCASE, un movimiento
de base de campesinos
tradicionales y de grupos indígenas.
"Ahora mataron a un campesino en
tucumán, un hermano. El estaba en
una marcha para reclamar sus
derechos y el hombre que compró
sus tierra sacó un arma y lo mató e
hirió a cuatro más. El gobierno ha
sido ciego, sordo y mudo; esto nos
preocupa."
Represión Policial
El 2008 mas de 35
campesinos fueron arrestados y 95
más recibieron una orden de
arresto en Mendoza, Formosa y
Santiago del Estero, en
comunidades que no aceptan el
modelo agro-industrial. Santiago del
Estero es una provincia que era
rica en bosques y no estaba tocada
por la soja. Esto cambió desde que
los precios de la soja aumentaron
en el mercado, lo que ha hecho que
estas áreas remotas se hayan
vuelto rentables a los cultivadores
de soja.
Es una "cacería de brujas," ha
dicho MNCI hablando de la
situación de los campesinos que
resisten y defienden su tradicion
cultural. La policía aplica los
desalojos y enfrenta cualquier
resistencia con fuerza, palos y a
veces balas. "Los campesinos
sufren una violenta persecusión
política. Demandamos que se libere
a los campesinos presos, que los
oficiales de policía y jueces que
violan los derechos humanos sean
investigados y que paren los
desalojos," dijo el MNCI.
Desempleo
El movimiento en favor del
mono
cultivo y la concentración de
tierras ha afectado a los cultivos
tradicionales que emplean a
campesinos como los viñedos. La
industria argentina de vinos ha
crecido en los últimos años, con el
valor total de la vinería argentina en
los Estados Unidos aumentando de
75 millones a 146 millones de
dólares entre el 2006 y el 2008.
Mendoza es la región mayor en
cuanto a la producción de vinos, su
micro clima es perfecto para la uva
Malbec. El acceso al agua es el
asunto principal para las
comunidades rurales e indígenas.
Marcelo Quiroga de la Unión
de Trabajadores Rurales (UST)
dice que muchas de las viñas de
Mendoza han sido monopolizadas
por inversionistas franceses y
suizos, quienes compraron la tierra
y mecanizaron la producción de
vinos. "Usan máquinas para
remplazar a los trabajadores.
Produciendo vinos de alta
calidad para la
exportación las vinerias
han monopolizado
esencialmente la
producción. Quien sufre
es el trabajador rural que
no puede encontrar
trabajo, y termina viviendo
en la villa miseria debido
al desempleo rural."
El desplazamiento
rural resulta en pobreza y
desempleo; las provincias
más pobres en Argentina
son las que ironicamente
han experimentado una
explosión de crecimiento
de la industria sojera, con
campos de soja
reemplazando los
bosques e incluso las
praderas de pastoreo. El
MNCI ha reportado que el
modelo sojero crea sólo
un trabajo por cada 500
hectáreas cultivadas.
Mientras que la agricultura
tradicional provee 35 trabajos por
cada 100 hectáreas cultivadas,
mientras que también garantiza la
diversidad alimenticia, producción y
mercados locales y el uso
sustentable de los recursos de
tierra y agua.
Soberanía alimenticia
Industrialización y
globalización del sistema
alimenticio argentino ha producido
subidas en los precios de los
alimentos y creciente
empobrecimiento rural. Esto se ha
vuelto una tendencia global. "Mil
millones de personas no tienen
alimentos por culpa de los
monocultivos que les han robado
sus sustento en la agricultura y su
derecho a alimentos", escribe
Vandana Shina en Nation Magazine.
Via Campesina tiene una
alternativa para la industria agrícula,
empujar a que los gobiernos
promuevan la granja tradicional
local que provee con alimentos
reales a su comunidad. "Es tiempo
de que la sociedad civil reconozca
la gravedad de la situación, el
capital global no debe controlar los
alimentos, ni tomar decisiones a
puertas cerradas. El futuro de
nuestros alimentos, la protección
de nuestros recursos y
especialmente nuestras semillas,
son derecho del pueblo," dice Dena
Hoff, coordinadora de Via
Campesina en Norte América.
La soberanía alimenticia, es
definida por Via Campesina como
el derecho de los pueblos de definir
su política agrícola y alimenticia y el
derecho de campesinos y granjeros
a producir alimentos. A nivel
mundial las comunidades están
buscando un modelo alternativo al
modelo controlado por Cargill,
Monsanto, General Foods, Nestle y
Kraft foods. Hambreados por la
industrialización y la concentración,
los ciudadanos están hambrientos
de métodos tradicionales de
producción y de diversidad en el
sistema de alimentos.
Marie Trigona
(Trad. NF,
www.globalresearch.ca)
  Anterior Portada | Edición Actual | Ediciones Anteriores | Contáctenos Siguiente